Blog

¿Cómo dar un feedback usando un “Sándwich”?

Publicado el 10/03/2016 POR José Sánchez Labella

En mayor o menor medida todos estamos familiarizados con el término anglosajón “FeedBack”, que en castellano se ha traducido como “Retroalimentación”.

Feedback es un proceso de comunicación mediante el cual una persona proporciona y otra recibe una información específica y oportuna relativa al ejercicio de una actividad

Intervienen muchos factores, por ejemplo; la comunicación no violenta, asertividad, empatía y la inteligencia emocional tanto del receptor como del emisor. Además de la legitimidad y referencia que cada uno otorgue a la contraparte.

Un feedback “adecuado” debería necesariamente cumplir los siguientes aspectos :

Cómo dar un feed

Sin embargo, cuando efectuamos un feedback es en respuesta a un asunto determinado en el que “opinamos”, y por tanto emitimos un juicio, sobre un hecho concreto que implica la conducta y el comportamiento de un sujeto o colectivo en el desempeño de una función.

El feedback, aunque sea constructivo, suele referirse a problemas o errores del pasado y puede ser percibido como una crítica por el receptor.

¿Cómo podemos solucionar este inconveniente?

A través del Feedforward. Término acuñado por Mashall Goldsmith (alimentar hacia adelante).

Se trata de proporcionar retroalimentación hacia el futuro sobre un tema determinado; dar sugerencias a una persona para su futuro desempeño de forma positiva y no basado en errores del pasado. Pone el foco en soluciones, no en problemas. Ideas a aplicar en el futuro y que puedan servir de ayuda.

A nivel gráfico las diferencias entre “feeds” serían la siguientes:

Diferencias Feeds

En resumen, no se trata de abandonar la práctica del feedback, sino de darse cuenta de que, en muchos casos, el feedforward puede ser preferible, más eficiente y, sobre todo, mejor recibido

Una buena técnica para dar un feedback / feedforward constructivo sería la del “Sándwich”. Como si de un emparedado se tratase, y para no dañar la autoestima del receptor, podemos distinguir tres “capas”.

1.- Declaración Positiva.

2.- Consejos o instrucciones con el foco en el futuro.

3.- Gratitud: Un halago / reconocimiento, etc, a fin de cerrar de forma positiva y dejar buen “sabor de boca”.

Sándwich

Pongamos un ejemplo para simplificar el tema:

Juan ha realizado una labor excelente, sin embargo, ha dejado de contemplar ciertas variables en su análisis y, por consiguiente, ha hecho que el resto de compañeros vean su trabajo entorpecido. No obstante, Juan ha realizado con brillantez todas sus tareas en el transcurso del año.

1ª Capa: Declaración positiva. “Juan, enhorabuena por el informe, está muy bien estructurado y con referencias a los principales aspectos que queríamos abordar. Se nota que has aprovechado la formación reciente y aplicado a tu trabajo”.

2ª Capa. Crítica Constructiva: “No obstante, has dejado un par de variables sin analizar y que son necesarias para el correcto trabajo de tus compañeros y sin las cuales no pueden avanzar con el consiguiente problema en su planificación. Sería interesante que mantuvieras reuniones periódicas con ellos para analizar cualquier contratiempo en el futuro”.

3ª Capa: Gratitud. “Por cierto, desde la Dirección me trasmiten, hecho que puedo corroborar, que tu desempeño desde que se inició el ejercicio es muy satisfactorio. Enhorabuena Juan ¡¡¡”

Con todo, no se trata de dejar de usar el feedback, sino en complementarlo para que no sea percibido como un ataque o un juicio determinado. Recuerda, el lenguaje no es inocente y siempre podemos valorar de manera apreciativa el trabajo de otras personas, resaltando fortalezas y minimizando errores pero sin obviarlos.

Por último, ¿cómo te gustaría a ti recibir un feed  ….?

Guardar

No hay comentarios

¡Puedes ser el primero en comentar!

Deja un comentario

*

Potencia tu talento

© 2015 José Sánchez Labella · Aviso legal · Créditos